Shame, sin reservas

 

La película del realizador británico Steve Mcqueen, estrenada en 2011, narra la vida sexual de Brandon Sullivan, ejecutivo irlandés radicado en Nueva York, y es la excusa perfecta para la exploración de los vínculos afectivos en tiempos posmodernos. Sin lineamientos morales ni psicologismos, deja al espectador abrirse a los personajes a través de largas, explícitas y distantes secuencias.

En épocas de aparente frivolidad y de un debate genuino clausurado en torno a las relaciones humanas, Shame, en la crudeza indolente de sus imagenes abre el panorama a una discusión abierta sobre el silenciamiento y la desnaturalización del dolor. Un reflejo hiriente sobre el espejo de nuestras contradicciones.

 

Shame, sin reservas (Shame, Gran Bretaña/2011) / Dirección: Steve McQueen / Guión: Steve Mcqueen y Abi Morgan / Fotografía: Sean Bobbitt / Música: Harry Escott / Edición: Joe Walker / Diseño de producción: Judy Becker / Elenco: Michael Fassbender, Carey Mulligan, James Badge Dale y Hannah Ware / Distribuidora: Diamond Films /Duración: 101 minutos / Calificación: apta para mayores de 18 años

 

Advertisements