Postales de Valparaíso

Un montón de casitas apiladas en diverso y colorido equilibrio, como el juego arquitectónico de los palitos chinos. Nada parece perturbar la fisionomía de Valparaíso, a pesar de erguirse sobre tierra de amenazadora estructura.

Como telón de fondo: un día gris y lluvioso, en el cual el horizonte no mostró intención alguna de diferenciarse del mar, resaltando aún mas los antojadizos tonos que la civilización le ha sabido imponer a esta importante ciudad chilena.

A solo dos horas de la conservadora Santiago, Valparaíso se aparece a los ojos como una invitación a los sentidos, imprimiendo con indiferencia su singular alma a cada calle, cada rincón, cada muro.

 

 

Fotografía : Avedis Hadjian

Advertisements