Los caminos hacia el otro

Las nociones de intimidad varían de una cultura a la otra. El hecho de acercarse o no ante determinada circunstancia, que decir o callar frente a determinado suceso, el lenguaje corporal, la gestualidad, todos  los diversos modos de vincularnos y comunicarnos con el otro, vienen condicionados por el contexto en cual uno desenvuelve su vida cotidiana. Mirar a los ojos a un desconocido, en el tren o en la calle, despierta sospecha o incomodidad. O ambas. Matthias Schafer, un joven fotógrafo alemán retrata sus modelos gracias a quebrar esta máxima de nuestra sociedad. Maleable o no, el anonimato que supone andar por la calle o viajar en transportes públicos, no agrada de saberse invadido. Para el artista, resulta el modo mas acertado, honesto y personal de socializar y lo que no es poco, ejecutar su arte.  Para huir de la pose y el artificio que supone toda disciplina artística, Matthias prefiere que sus modelos sean desconocidos e inexpertos en el arte de ser retratados. Las redes sociales, cuya implacable presencia no podemos negar, nos guste o no, en nuestras vidas privadas, es otro de los caminos que halló el fotógrafo. Facebook, una herramienta poco desdeñable a la hora de entablar relaciones plausibles de pasar al plano cara-cara, permitió establecer contactos con varios de sus modelos:

” Mirar los ojos de un desconocido  por mas de un segundo es prácticamente imposible sin molestar o intimidar: eso es lo que me permite la fotografía. Libre de conceptos acerca del otro, de su vida, puedo llevar a cabo mi trabajo a medida que voy conociendo a la otra persona, en la forma mas elegante posible.”

A diferencia de la versión local, Chicas Bondi ( cuyo lema  es ” Sin pose ni permiso ” ) que retrata a mujeres en transportes públicos sin previo aviso, Matthias prefiere que el anonimato sea sólo el punto de partida, el contacto previo para llevar a cabo un trabajo posterior pactado, en condiciones de mayor intimidad y acercamiento, tal como se puede apreciar en su arte, donde la sensación que domina la escena parecieran ser de comodidad, de familiaridad y confianza. Como de viejos amigos.

 

Advertisements