Antonio Tabucchi: entre Italia y Lisboa

LITERATURA

Por Ramiro Devoto

julián martín

Este año la Editorial Anagrama publicó “Viaje y otros viajes” a modo de libro póstumo,  luego de la muerte de Tabucchi. El libro es una compilación de sus viajes, con el estilo propio de ese autor tan afecto a la saudade, pero en verdad se resume a una jugada editorial semejante a la de las discográficas que buscan explotar las ventas de los artistas recientemente fallecidos. Por esto, resulta interesante retomar un itinerario para hacerle justicia a uno de los grandes autores contemporáneos,   como obituario tardío, a fin de volver a esa “categoría del espíritu que solo los portugueses pueden sentir.”

Hay tres puntos esenciales para abordar la obra de Tabucchi: el primero por supuesto  es “Sostiene Pereira”,  su novela más popular, la que lo consagró y lo volvió un autor masivo, basta recordar el film del mismo nombre protagonizado por un notable Marcello Mastroianni.

El siguiente es una obra impostergable del autor, probablemente la mejor lograda desde el punto de vista técnico que es “El juego del revés”. En esta serie de cuentos Tabucchi hace gala de su versatilidad mostrando un universo de personajes muy disímiles entre sí, desde un actor shakesperiano condenado al olvido hasta la etérea María do Carmo, introduciendo al lector a un juego en donde se multiplican las identidades. Precisamente, este tema resulta un leit-motiv de su obra, de ahí también la constante alusión a los heterónimos de Pessoa.   Ya en esta serie de cuentos aparecen las constantes que modularían su obra: el juego con los contrastes, las variaciones del punto de fuga, pero sobre todo el inagotable afán por Lisboa, ciudad en la que se despediría del mundo.

Finalmente, su obra más interesante, a mi criterio personal que es “Réquiem”, donde evoca una imagen espectral de Lisboa, en la que los personajes más importantes son mostrados elípticamente e invita al lector a un estado de ensoñación permanente. Se trata del relato más delirante y está hecho con un cierto tono de humor que en verdad resulta el más apropiado a modo de despedida. Indudablemente se trata de la obra con la que mejor se puede recordar la figura de su autor.

Foto: Julián Martín    

Advertisements