Norah Jones: la magia de la sencillez

Por Lucía Agosta

1563_1

Domingo, 21:00hs.

En un Luna Park repleto de personas de las más variadas edades, Norah Jones presentó su nuevo álbum “Little Broken hearts”, en el marco de una función agregada luego de que se agotasen las entradas para la primer fecha del día sábado.

Dentro de una escenografía sencilla, repleta de origamis de papel y luces de colores, Norah Jones, quien reflejó su personalidad igual de sobria que la puesta en escena, con su corte carré y su vestido negro, hizo su aparición para deleitarnos con su marcado estilo, que juega con combinaciones de jazz yotros géneros (como el pop, o el country) ,  y por supuesto con  su hipnótica y peculiar voz.

Trasladándose del piano a la guitarra eléctrica, y de la guitarra eléctrica a la  criolla, nos demuestra que no solo es una intérprete y compositora brillante,  sino que realmente llena todos los casilleros,  y dejó claro que nos encontramos ante la presencia de una verdadera artista.

El recital se centró naturalmente en la presentación de su nuevo disco, del que se hizo un paréntesis que llevó a la introducción de dos temas de su primer álbum como solista, “Come away with me(con 36 millones de copias vendidas en el 2002), y que generó que los espectadores aplaudieran entusiasmados. Painter song”“Don`t know why”  (los temas seleccionados para ese apartado)  demuestran lo que Norah realmente es capaz de hacer, ya que el público escuchaba en comleto silencio el sonido de su piano y de su voz.

Realmente no se hacía falta nada más.

Hubo algo que desconcertó a Norah por un instante, y esto fue la presencia de los fuegos artificiales, sobre los que realizó el siguiente comentario :_ “This are either Fireworks, or the Apocalyps, let’s hope for Fireworks, and if not,  we can spend the apocalypse together”.( Estos son , o fuegos artificiales o el Apocalipsis, esperemos que sean fuegos artficiales, y sino, podemos pasar juntos el apocalipsis). Breves comentarios acompañados de su dulce timidez, en especial cuando intentó decir unas cuantas palabras en español.

Si bien la duración del recital no superó la hora y media,  Norah demostró una vez más que no es necesario un show de alto despliegue para poder mantener al espectador atrapado en una atmósfera de magia desde el comienzo del recital hasta el último minuto.

Advertisements