Los cuentos de los hermanos Grimm celebran 200 años

Télam

Caperucita Roja, Blancanieves y Cenicienta son tan sólo algunos de los relatos de los hermanos Grimm, convertidos en un tesoro cultural que va más allá de religiones, modas, países y edades.

 

 

Son nuestro Antiguo Testamento”, resumió recientemente el escritor alemán Martin Walser sobre la colección de relatos populares publicada por Jacob y Wilhelm Grimm el 20 de diciembre de 1812.

Desde esa primera edición, “Los cuentos de hadas de los hermanos Grimm” se tradujeron a más de 170 lenguas y están considerados uno de los libros más difundidos en el mundo y la obra más influyente de la literatura alemana en el exterior junto con la “Biblia” de Lutero.

¿Cómo se explica ese éxito? “Sus cuentos tratan diversos conflictos de una forma ejemplar. Los problemas se resuelven desde una visión optimista del mundo, desde un `principio esperanza`”, explica Hans-Jörg Uther, experto en los Grimm, a la agencia DPA.

Jacob (1785 a 1863) y Wilhelm (1786 a 1859) comenzaron a recopilar y reescribir antiguos cuentos de hadas en 1806 después de conocer a los escritores románticos Clemens Brentano y Achim von Arnim, también dedicados por entonces a investigar textos populares.

La búsqueda no se limitó a fuentes escritas: los Grimm rastrearon bellas heroínas, brujas, hadas y pócimas en numerosos relatos orales de amigos y colaboradores en la region de Kassel, centro de Alemania.

La primera edición quedó lejos de ser un éxito: la descripción explícita de algunos pasajes escabrosos y los apuntes científicos de los autores “no ayudaban precisamente a conquistar un público amplio”, explica la web del aniversario (www.grimm2013.de/en).

El mayor de los Grimm, Jacob, vio cumplido su objetivo de salvar del olvido cuentos de la tradición oral y dejó de lado la obra. Pero Wilhelm supo ver el potencial del libro para el público infantil y dedicó los años siguientes a revestir los textos del estilo romántico que los inmortalizó.

Buen ejemplo de esa transformación es el cuento de Caperucita Roja: la versión de los Grimm elimina los pasajes más violentos y eróticos de la leyenda original, en la que el Lobo invita a la niña a acostarse con él y a comer carne de la abuela asesinada, y añade el final feliz más difundido hoy.

El aburguesamiento de la tradición popular y el hecho de que las versiones de los Grimm terminaran haciendo olvidar los relatos originales siguen siendo hasta hoy las principales críticas a la obra.

La edición de 1857 comenzó a perfilarse ya como “best-seller”. De los cerca de 200 cuentos, algunos tienen apenas una decena de líneas y otros varias páginas. La mayoría describe cómo un protagonista virtuoso -casi siempre femenino- se encuentra con el mal y termina venciéndolo. La mitad comienza con el famoso: “Había una vez”.

Alemania aprovechará el aniversario para recordar esas diferentes facetas durante el “año Grimm” 2013. Los organizadores esperan más de 100.000 visitantes a una amplia oferta de exposiciones, festivales de teatro y seminarios en Kassel y otras ciudades del país.

Advertisements