El artista Oscar Muñoz desembarca por primera vez en el Malba

La inmaterialidad de los recuerdos y el modo en que las imágenes se vuelven volátiles y se escurren de la memoria sobrevuelan de principio a fin las obras del artista colombiano Oscar Muñoz (1951), presentando la exposición “Protografías”.

proto4

Télam
La memoria, el tiempo, la muerte, la pérdida, la desaparición y la invisibilidad son algunos de los temas recurrentes en las casi 70 obras que integran la muestra, la mayor parte nucleadas alrededor de la fotografía, fusionada con otros formatos y soportes como dibujos, esculturas, instalaciones y videos.

De carácter retrospectivo, la muestra recorre 40 años de trayectoria a través de las épocas más representativas, pasando por sus carboncillos hechos en la escuela, donde buscaba emular a Vermeer y a otros pintores holandeses; sus archivos comprados a retratistas callejeros o los dibujos -borrosos, imperceptibles- basados en fotos de cadáveres.

La obra de Muñoz integra colecciones como la del Museo de Bellas Artes de Houston, la colección Daros de Suiza o la Tate Modern de Londres; participó en 2007 en la Bienal de Venecia y expuso en lugares tan diversos como Austria, Finlandia, Corea, España, Toronto, México DF y el museo de arte contemporáneo de Hiroshima.

De su Popayán natal -una ciudad muy bonita y colonial tan apegada a sus costumbres como a sus prejuicios- se fue de muy pequeño para instalarse con su familia  en Cali, un sitio “encantador e infernal”, donde estudió bellas artes y se hizo amigo de Andrés Caicedo, Luis Ospina, Carlos Mayolo y Luis González.

En los años 70 Cali experimentaba una escena cultural rica y dinámica como no había vivido nunca antes. En ese contexto, Muñoz irrumpió en la escena artística con una exposición en Ciudad Solar, un espacio non profit de arte, literatura, teatro y cine, por donde pasó esta camada de creadores.

“Ciudad Solar fue un referente para todos. Un espacio completamente informal, sin estructuras, de mucha experimentación y ahí yo empecé mi carrera. Mis amigos eran un poco mayores y fui muy afortunado en ese sentido, porque absorbí mucho de su experiencia, fue algo importante para mí”, confiesa Muñoz en diálogo con Télam.

La exposición en el Malba lleva por título “Protografía”, un invento del curador José Roca que busca dar cuenta de ese momento previo a que la imagen se fije como fotografía, ese momento en que la imagen aun no está fija.. una proto-fotografía.

“Todo el recorrido está relacionado con el soporte que no soporta”, dispara el artista, mientras culmina el montaje de la nuestra que podrá visitarse desde mañana y hasta el 25 de febrero en Avenida Figueroa Alcorta 3415.

No deberá asustarse el espectador cuando ingrese a la sala y sienta cómo se astilla debajo de sus pies un inmenso vidrio que recubre por completo la fotografía aérea de la ciudad de Cali, fragmentos de una imagen satelital que, nítida en un principio, se tornará difícil de descifrar con el paso de los días, por el resquebrajamiento permanente.

Fragmentos del libro 1984 del escritor británico George Orwell, el mapa de Cali y la imagen de la superficie de Marte son algunos de los fondos en los que el artista realizó autorretratos titulados “Narcisos”, hechos en polvo de carbón y papel sobre agua y plexiglás, una imagen que se irá alterando a medida que se evapore el agua y se consolide en el fondo.

Otras de sus obras son cortinas de baño que exhiben siluetas -fantasmagóricas y borrosas- pintadas con tinta en el momento en que el agua corría sobre ellas; o unos cuadritos hechos con terrones de azúcar coloreados con café de manera tal que simulan las fotos de niños muertos aparecidos en noticieros, pixeladas, una manera de “endulzar lo amargo”.

Todas las obras funcionan entonces como metáfora de la memoria y aluden a la dificultad para retener una imagen; ese momento en que la imagen está en un proceso de cambio que la hace imposible de aprehender.

“La sociedad ha desarrollado sistemas para generar documentos y a la vez, sistemas para desvirtuar esos documentos, dos fuerzas que están constantemente en choque, que tiene que ver con la verdad y la mentira, con lo real y lo ilusorio, con la dualidad en general. A la par de la construcción del documento existe la construcción de materiales para alterar ese documento”, insiste el colombiano.

¿Cuál es la génesis de estas obras? “Uno pensaría que primero está la idea y luego la manera como se lleva a cabo, pero si yo veo el recorrido de mi trabajo tengo que decir que la manera de hacer las cosas me ha enseñando muchísimo y me ha dado muchos elementos conceptuales. `Las manos piensan` dice un filósofo y la manipulación del objeto es una manera de conocimiento”.

La muestra es organizada por el Museo de Arte del Banco de la República (MABR) en Bogotá, con la curaduría de José Roca y María Wills, curadora adjunta del MABR.

Advertisements