El log out de un genio

Por Ricardo Garza Lau/Revista Gatopardo

Aaron_Swartz

Aaron Swartz fue un genio de la era digital que usó su prodigiosidad para construir una red más libre y sencilla. Cuando tenía apenas 14 años colaboró en la creación del sistema RSS 1.0 (Really Simple Sindication), un formato de acceso a contenidos mediante suscripción sin necesidad de visitar páginas. Fue la génesis de la curaduría de información según los intereses de cada usuario. Más tarde formó parte de los programadores de Reddit, un sitio en el que los participantes agregan noticias o fotos, los comentan y valoran. Redactó, junto con el abogado y catedrático Lawrence Lessig, el primer borrador de Creative Commons, una licencia que ofrece al autor de manera sencilla la posibilidad de compartir su trabajo bajo las condiciones de su preferencia. Estableció Markdown, un lenguaje para dar formato a los textos en internet sin necesidad de usar editores o etiquetas de código HTML. Fundó Open Library, un ambicioso proyecto colaborativo que pretende tener una página web por cada libro publicado, es decir, una inmensa base de datos bibliográficos levantada con la ayuda de todos.
Pero Aaron no sólo era un geek que se la pasaba programando. En 2010 fundó Demand Progress, una organización enfocada en proteger los derechos civiles en internet. Cuando se enteró del madruguete que el congreso estadounidense estaba cocinando con leyes como SOPA, tomó el micrófono para evidenciar cuán ridícula podía ser una legislación que, con el pretexto de la lucha contra la piratería, criminalizaba a cualquier ciudadano. Épicos momentos como el apagón de Wikipedia, WordPress y Flickr fueron influidos por sus ideas.

Entre septiembre de 2010 y enero de 2011, Aaron entró en bicicleta y con casco (para evitar que las cámaras capturaran su rostro) al MIT (Massachusetts Institute of Technology), ingresó a un edificio restringido y corrió desde su laptop un script en la red del campus que comenzó a descargar 4.8 millones de artículos académicos de la base de datos JSTOR (a la cual están suscritas, previo pago, varias universidades), porque planeaba hacerlos públicos. El día en que recogió la computadora fue descubierto y detenido. Incluso se ha dicho que el Servicio Secreto estuvo involucrado en la investigación. Su caso lo atrajo el fiscal Steve Heymann, conocido por lograr condenas de décadas de prisión contra supuestos cibercriminales. Le imputó 13 cargos, lo que implicaba que pasaría más de 30 años en la cárcel.

El 11 de enero de 2013, Aaron Swartz se colgó en su departamento de Brooklyn. Tenía 26 años. Sufría episodios depresivos que a veces narraba en su blog. Su familia responsabilizó a la justicia estadounidense por ensañarse en darle un escarmiento que atemorizara a cualquierhacker. “Aaron se fue hoy, empujado hasta la orilla por algo que en una sociedad decente sólo podría llamarse bullying”, escribió Lawrence Lessig en su Tumblr. Mártir de un sistema judicial que está a años luz de los ciudadanos conectados, Swartz deja un vacío en la evolución y comprensión de internet.

Advertisements