Efemérides: 40 años de oscuridad

Paula D. Fernández Lopes

images (1)

The Dark Side of the Moon, o en español,  El lado oscuro de la luna, es el octavo  álbum de estudio de la banda británica de rock progresivo Pink Floyd. A tan solo 40 años de su primer lanzamiento en el Reino Unido (24 de marzo de 1973) y con una estimación de ventas de 50 millones de copias,  su éxito comercial, entre seguidores y críticos del grupo musical, recae en la consideración del mismo como uno de los mejores álbumes de todos los tiempos.

Ya sea para suscitar el conflicto, la avaricia, el envejecimiento, la muerte en su máxima expresión y la enfermedad mental -inspiración en parte por el deterioro mental de Syd Barrett miembro fundador, principal compositor y letrista de la banda- esta cohesión de núcleos temáticos, se ve integrada en el uso de algunas de las técnicas de grabación más avanzadas de la época, incluyendo grabaciones multipista y loops.

En varias de las pistas se usaron sintetizadores analógicos, mientras que una serie de entrevistas con la banda y el equipo técnico aparecen a lo largo del álbum en forma de citas filosóficas. Alan Parsons fue el responsable de algunos de los aspectos sónicos más innovadores del álbum, incluyendo la interpretación no léxica de Clare Torry en la canción The great gig in the sky; cuya anécdota de la grabación remite a una improvisación por parte de la cantante y su respectiva inspiración en ‘algo horrible’.

Como parte de esa explosión del rock británico que cosechó gran popularidad gracias a su música psicodélica y su evolución hacia el rock progresivo y al rock sinfónico con el paso del tiempo, además de la experimentación sónica patente de nuevo con canciones como «Money» o «Time» y con la aparición de coristas femeninas y del sonido del saxofón, las texturas sonoras exploradas en este disco y las cuidadas atmósferas definieron el sonido clásico de Pink Floyd, con una mezcla de blues rock, jazz fusión, rock psicodélico y art rock.

The dark side of the Moon es a su vez asimilado con la innovadora portada de su disco, donde el prisma piramidal del centro se refiere a la locura y al precio que hay que pagar para conocer la verdad. De un lado la vida y del otro la muerte, figurados por un lado a partir de la línea de luz blanca, pura y concentrada y por el otro, por la representación de la misma, en colores y dispersa. La realidad así supera el nivel de tolerancia humana y por eso sólo es posible conocerla en parte;  la luz (realidad) es descompuesta en todos los colores del espectro para poder tratar con ella.

Librados a la diversidad de entendimiento, sin lugar a dudas, el perdurable legado de The Dark Side of the Moon, se encuentra inmerso en su influencia en la música moderna y en las múltiples  versiones de sus canciones que se han fomentado. Su lanzamiento es a menudo visto como un punto simbólico en la historia de la música rock y, en ocasiones, implicando así, en uno de los mensajes más claros sobre la problemática moderna que merece ser recordado: la pérdida de la habilidad creativa de un individuo para seguir funcionando dentro del sistema.

Álbum completo remasterizado:

Advertisements