Un momento único

Gustavo Rosatto

“Gabinete, teatro para un espectador” llegó a la Argentina, una obra innovadora que genera una experiencia completamente original para el espectador.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Muchas veces en ámbitos cercados por lo clásico y  la tradición se le pide al arte renovación, ruptura y originalidad. Las vanguardias modernas indagaron en todos los conceptos y límites de lo artístico, dándole al arte contemporáneo una  libertad absoluta  para el desarrollo del arte en distintos campos. En ese marco, la multiplicidad performática, expresiva e interpretativa fueron construyendo una diversidad de experiencias que le dan nueva vida a la cultura.

En esta circunstancia el teatro no fue la excepción, desarrollando numerosas corrientes de actuación, de exposición, escenarios y de construcción de la dramaturgia. Buscando la concreción de distintos objetivos y conceptos vinculados con la percepción del público. La pregunta y el dilema en ese contexto es: ¿Cómo ser original en un ambiente colmado de creatividad?

“Gabinete, teatro para un espectador” lo logra, con una obra (“01 – Epicentro – Opera Prima”) que responde con creces a dicho interrogante, dándole vida a un momento único para el público. Es tal la unicidad de la obra que sólo puede ser vista por un espectador en cada función. La obra se desarrolla dentro de un gabinete de 2,70 metros de largo por 1,57 de alto y 1 metro de ancho, en el cual el concurrente ingresa y mira a través de un agujero en la pared, espiando todo lo que sucede. Una obra que condensa en 6 minutos la pasión, el drama y una reflexión sobre la vida misma y la condición del hombre.

Este formato fue creado en Chile en enero de 2010 por Leonardo Medel y es traído a la Argentina en esta ocasión por el director Felipe Rubio Morales con un texto construido a partir de las obras “El canto del cisne” de Anton Pavlovich Chejov y “Manual de urbanidad y buenas maneras para uso de la juventud de ambos sexos o Manual de Carreño” de Manuel Antonio Carreño Muñoz. La entrada de la obra es liberada; cada espectador le da el valor monetario que crean después de ver la pieza teatral, aunque  previamente hay que inscribirse en los links al final de la nota.

“Epicentro” nos muestra la vida de un Compositor, cara a cara, retratando un momento de su vida, donde la soledad lo lleva a analizar su fama, su pasado y su mismísima existencia. En ese ambiente, mientras observamos sus debates internos nos rodea un aura onírica, una extensión de sus pensamientos se apodera de la escena sumergiéndonos en una especie de sueño.

Sin embargo la innovación en esta pieza radica más allá de los componentes en relación a la estructura y duración de la obra, sino fundamentalmente en el vínculo con el espectador. Un vínculo en el que se genera una profunda intimidad y una conexión mucho más fuerte que en el teatro clásico. Es que cada mirada, cada gesto llega directo al espectador, está hecho para él. En esa sana tensión uno es cautivado segundo a segundo con un impacto emocional maravilloso, casi una catarsis donde el receptor se integra con los personajes y vive esos pocos minutos evocando cada uno de esos sentimientos que la historia recorre.

Todos los detalles dentro de la obra ayudan a consolidar el éxito de la propuesta. Desde que somos recibidos presentimos la cercanía de algo extraordinario, incluso se nos prepara como espectador para el suceso que estamos a punto de contemplar. Una tenue oscuridad que antecede la sorpresa y unas actuaciones (Luz Moreira y Julio Rosenberg) que logran dentro de ese limitado espacio una gran performance. Los vestuarios y sobre todo la música (una magnífica pieza de “Lucia di Lammermoor” de Gaetano Donizetti que nos acompaña durante el viaje), terminan de consolidar el impacto.

Esta obra indaga desde su concepción misma la condición del hombre en la sociedad, tomando como eje el egoísmo. Ese sentimiento de querer acaparar todo, de preocuparse solo por uno mismo. Justamente la necesidad que nos lleva a alejarnos, a dejar de compartir, a guardarnos ese momento, único e irrepetible, solo en nuestra mente.

 

Jueves y viernes de abril a las 19hs.

Teatro Timbre 4 | México 3554 | Tel. 4932.4395

Reservas: http://www.timbre4.com | http://www.alternativateatral.com

Duración del gabinete: 5 minutos y 45 segundos | Adhesión voluntaria

En facebook: Gabinete B.A. teatro para un espectador

http://vimeo.com/62641328

 

 

Ficha artística-técnica

Autoría: Moreira, Rosenberg, Rubio, Velozo

Actúan: Luz Moreira, Julio Rosenberg

Diseño Teatral: Gonzalo Velozo

Producción: Teatro The Naidens Compañy (I.V.)

Prensa: Marisol Cambre

Asistente de dirección: Luz Moreira

Dirección: Felipe Rubio

Diseño y construcción: Gonzalo Velozo

Advertisements