“Cachi Baci”, el valor de las pequeñas cosas.

Gustavo Rosatto

“Cachi Baci” brinda su última función en Buenos Aires, una obra con mucho sentimiento, que nos enseña a ver el valor y la esencia de las pequeñas cosas.

cahi-baci-2-e1362584590916

Profunda, emocionante, entretenida, inteligente, son tan sólo algunos adjetivos que apenas alcanzan para describir la obra “Cachi Baci” de la compañía teatral “La línea Contínua”. Una obra con múltiples matices, que entra en contacto con los sentimientos más intensos, aquellos que dejan huella, que enseñan y revelan; una verdadera caricia en el alma.

Antonuccio Baci es un hombre que dedica su vida a recolectar objetos en la calle, para muchos cachivaches, para él, el origen de múltiples conceptos, ideas, sentimientos y recuerdos. Él conoce y destaca esa esencia escondida detrás de lo descartable, se da cuenta como cada uno de ellos cuenta una historia y brinda detalles de una vida y la sociedad en que se desarrolla. En ese recorrido se entrelazan momentos, historias, añoranzas y dolores que se van refugiando en el pasado, pero que brotan inevitables cuando la memoria los hace visibles.

Este personaje, magistralmente interpretado por Jorge Affranchino, se encuentra  aislado de la sociedad y con la locura innata que muchas veces genera la soledad se atreve a pensar más allá de lo visible, más allá de la costumbre y va construyendo ideas con una enorme complejidad y agudeza, pero sobre todo con la emoción a flor de piel. Se atreve a pensar en su existencia, en su condición y en la esencia misma del hombre. Antonuccio dice lo que siente, sin preocuparse por las opiniones o los prejuicios, dice su verdad y revela lo que muchos no se animan a expresar. Su humanidad se manifiesta en cada gesto, en cada frase. Una humanidad tan pura que descubre que tal vez en la sencillez se halle la felicidad, y que va reflexionando sobre el sentido de ese materialismo imperante que va ocultando las verdaderas necesidades.

Antonuccio es acompañado por una fiel compañera llamada Canzonetta, un personaje que parece más bien ser creado por su inconsciente, un fruto de su imaginación. Canzonetta lo ayuda, lo sigue, lo asiste y refleja la música que suena en su mente, esa melodía que conlleva cada momento, cada sentir.  Elma Sambeat es quien interpreta a este personaje con una gran capacidad y una voz exquisita que transporta al público a cada estación que va recorriendo la historia.  Se destaca dentro del espectáculo el recurso de que la música sea generada dentro de escena por uno de los protagonistas, aportando frescura, originalidad y favoreciendo una mayor cercanía con los espectadores, que ven como cada componente de la obra se va combinando frente a sus ojos generando una perfecta armonía.

La dirección de Jorge Affranchino (con gran trayectoria en Argentina y España) no deja detalle librado al azar, todo forma parte de esa grandiosa simbiosis en que se convierte la historia. Considerando además la enorme capacidad en la composición de estos personajes llenos de simpatía y de ternura, pero con la complejidad propia del ser humano.

Es una obra que desborda cultura, utilizando distintos idiomas, canciones de diversos puntos del mundo y sobre todo la valoración del espectador, brindando un producto con una enorme calidad artística.  Se destaca también la estética en la selección y construcción de la escenografía, objetos y vestuario, todo a partir de elementos reciclables, pero animándose a mostrar su belleza oculta, componiendo a través de ellos un deleite visual.

Lamentablemente esta obra brinda su última función en Buenos Aires, para luego comenzar un recorrido por el Interior; una oportunidad realmente única de disfrutar esta excelente pieza que se estará presentando el 18 de Abril a las 20:15 en Teatro EL EXTRANJERO (Valentín Gómez 3378). ¡No se la pierdan!

 

Para más información: http://www.facebook.com/events/638668516149979/?fref=ts

Advertisements