El cuarto o quinto Bazofi

Alex Hadjian

Imagen

Mientras el ambiente cada vez menos under de los cultores de la cinematografía no hoollywoodense está viviendo su momento más glamoroso del año con la nueva edición del ya masivo aunque aún con buenas dosis de esnobismo Festival de Cine Independiente de Buenos Aires (Bafici), se está llevando a cabo en paralelo, con bastante menos ruido y casi de manera clandestina si lo comparamos con el hiper promocionado Bafici, el “cuarto o quinto” Bazofi, una sugestiva iniciativa que surgió el año pasado y que fue promocionada de ese modo incierto esta vez porque, según afirman los organizadores -los entrañables Fernando Martín Peña y Fabio Manes-, no recuerdan si fueron tres o cuatro las ediciones anteriores.

Ya de entrada entonces, desde el nombre mismo (que surgió como burla al Bafici) y el modo de darse a conocer, el Bazofi tiene un algo contracultural que lo torna atractivo.

Si no llegaran a resultar familiares al lector los nombres de Peña y Manes, probablemente sea pertinente mencionar que son los dos personajes (en el mejor sentido posible de la palabra) que hablan de cine en la trasnoche de canal 7, en el icónico ciclo Filmoteca.

En el Bazofi, al igual que en el programa de televisión, la proyección de las películas es antecedida por una conversación introductoria entre ambos, ya de por sí un espectáculo aparte para deleitarse, en ocasiones más que con la película. A su vez, los films son del mismo estilo de los que se pasan en la televisión. En definitiva, el festival funciona como una suerte de Filmoteca alive, una especie de interacción en vivo entre ellos y los espectadores. Hay una cuota bizarra y freak evidente que se ve reflejada en la selección de las películas y los nombres de las temáticas elegidas para presentarlas.

Luego de la exitosa inauguración del viernes 12, en la que hubo que repetir la función de El hombre sin brazos de Tod Browning, aparentemente película de culto entre jóvenes cinéfilos ya que se llenó la sala de estudiantes de cine; el primer fin de semana transcurrió de manera promisoria, con gran concurrencia de público y la transmisión de películas memorables, como la bizarrísima australiana “Patrick”, cuyo protagonista es un singular comatoso que no se mueve en toda la película y asesina gente.

Para los desinformados que se lo han perdido, queda aún la segunda semana de programación, con una inevitable recomendación personal: Performance, obra maestra y joya algo oculta del cine, con la estelar actuación de Mick Jagger.( sigue )

bazofi- performance

El ciclo se está presentando en la bonita sala del Enerc, en Moreno 1199, CABA.

La programación completa se puede consultar en http://www.facebook.com/Bazofi?fref=ts

Y si no estás en Buenos Aires o no podés asistir, por fortuna, todavía los tenemos todas las medianoches de lunes a jueves en la televisión pública.

Esto es el Bazofi. Cine del bueno presentado y seleccionado por el experimentado criterio de Manes y Peña. Copias en fílmico. Genuino amor por el cine y su divulgación popular. Entrada libre y gratuita.

La bazofia, evidentemente, hay que buscarla en otro lado.

Advertisements