Desarrollo de cada chakra con sus características

Micaela Halacyan

chakras1

SEGUNDA ENTREGA

La activación y armonización de los chakras es sencilla. Alguna vez en la vida ciertas preguntas llegan a nosotros sin saber qué responder exactamente: ¿Quién soy? ¿Por qué tengo ciertos dolores o malestar permanentemente? ¿Cómo puedo explotar al máximo todo mi potencial de felicidad y creatividad? ¿Qué capacidades hay ocultas en mí? ¿Cómo hago para liberarme de todo aquello que no quiero o me hace daño?

Ser consciente del funcionamiento de cada chakra sabiendo dónde están ubicados, sus formas de bloqueos y las maneras de armonizarlos, hace que podamos detectar cualquier malestar o el nacimiento del amor y la felicidad en nosotros. De esta manera la vida se torna más libre y comenzamos a dejar fluir las energías, nos liberamos de todo aquello viejo e innecesario e incorporamos a nuestras vidas y nuestro ser, la felicidad, pureza, amor y liberación que tanto ansiamos. El primer paso es aceptarnos, ser consciente de ello, dejar fluir y permitirnos transformar las viejas energías por las nuevas purificadoras.

Primer chakra: denominado chakra radical, chakra basal o chakra coxal. Se encuentra entre el ano y los genitales. Esta unido al hueso coxal y se abre hacia abajo.  El color que rige este chakra es el rojo. Su elemento correspondiente es tierra. Su símbolo, loto de cuatro pétalos. Glándulas correspondientes, glándulas suprarrenales (siendo conciente de que glándula rige cada chakra podrás darte cuenta si posees algún bloqueo, chakra cerrado o dolor que debas liberar en esa zona).

El chakra radical nos une con el mundo físico. Rige las energías cósmicas en el plano corpóreo terrenal, mientras al mismo tiempo la energía de la tierra fluye a través suyo hacia dentro del sistema energético. Su color rojo representa la actividad y la energía del núcleo más íntimo de nuestro planeta. Nos da la seguridad terrenal, sobre la cual podemos construir nuestra vida y, simultáneamente, nos da la energía necesaria para la actividad creadora del mundo. Tiene que ver con la supervivencia, por ende, la sexualidad como función corporal y como medio de procreación.

Cuando el primer chakra está abierto y funciona en armonía, se experimenta una profunda y personal unión con la Tierra y sus criaturas, un estar basado en ti mismo y en la vida, la satisfacción, la estabilidad y fortaleza interior.

Sin embargo, si existe un funcionamiento inarmónico del chakra radical, tu pensamiento y tu acción da vueltas predominantemente en torno a la posesión y la seguridad material, basándose en placeres sensoriales y meramente externos (comida, sexo, alcohol, dinero, etc.). El primer chakra es bloqueado por el miedo.

Segundo chakra: denominado chakra sacro o centro sacro. Se encuentra encima de los genitales y está ligado al hueso sacro,  su apertura es hacia delante.

El color que rige este chakra es el naranja. Su elemento correspondiente es agua. El símbolo que lo representa es loto de seis pétalos. Glándulas correspondientes, órganos sexuales: ovarios, próstata y testículos.

El segundo chakra es el centro de las emociones originales no filtradas, de las energías sexuales y de las fuerzas creativas. Lo rige el elemento agua lo cual significa que ha surgido toda la vida biológica y que en la astrología se corresponde con el ámbito de los sentimientos. El agua fertiliza y hace surgir continuamente nueva vida en la creación. A través del chakra sacro el ser humano participa en las energías fertilizadoras y concebidoras que atraviesa toda la naturaleza. Nuestras relaciones interpersonales, en particular las relativas al sexo contrario, están marcadas decisivamente por el funcionamiento del segundo chakra. Tiene que ver con el placer, es el chakra de la creatividad y el conocimiento. Es el que nos conecta con la fuente interna de la inspiración y nos permite apreciar la belleza que nos rodea. Volviendo al plano sexual, las variedades del juego erótico también pertenecen a su campo de acción al igual que el abandono del ego limitado y la vivencia de una mayor unidad mediante la unión sexual.

El funcionamiento armónico de este chakra se caracteriza cuando fluye naturalmente con la vida y los sentimientos, se muestra el funcionamiento armónico del chakra sacro abierto. Estarás abierto y serás natural para con los demás. Podrás sentir que el flujo de la vida también fluye en la creación a través de tu cuerpo, tu espíritu y tu alma. Estarás conectado con la vida misma la cual te colmara de asombro y entusiasmo.

La disfunción del segundo chakra se bloquea con la culpa. Esto puede producir ahora una negación y un rechazo de la sexualidad, por la que la expresión desinhibida pierde su potencial creativo y las energías se manifiestan de forma inadecuada. Por ejemplo: fantasías sexuales.

Tercer chakra: denominado chakra plexo solar. Se encuentra en la boca del estómago. El color que lo rige es el amarillo o el dorado. Su elemento correspondiente es el fuego. Su símbolo es el loto de diez pétalos. Glándula correspondiente, páncreas (hígado).

El tercer chakra tiene amplias funciones. Está asignado al elemento fuego el cual significa luz, calor, energía y actividad. En el plano espiritual significa purificación. El chakra plexo solar representa nuestro Sol, nuestro centro de energía. Tiene la función de alimentar nuestro cuerpo etérico y nutre de vitalidad al cuerpo físico.

Este chakra se vincula con la fuerza de voluntad. Aquí entramos en una relación activa con las cosas del mundo y con las demás personas. Es la zona desde la que fluye hacia fuera nuestra energía emocional.

Cuando el plexo solar está abierto y funciona en armonía se trasmite un sentimiento de paz y comunión contigo mismo, con la vida y tu posición ante ella. Aceptarte con todo tu ser, de esa manera podrás respetar los sentimientos y peculiaridades de los demás.

Cuando el tercer chakra se encuentra inarmónico surge inestabilidad en tu mundo interior queriendo así controlarlo todo, ejercer poder. Te falta serenidad interior y resulta difícil liberarte y distraerte. Lo bloquea la vergüenza.

Cuarto chakra: denominado también chakra del corazón o centro cordial.  Este chakra se encuentra a la altura del corazón, en el centro del pecho. Se abre hacia delante.

El color que lo rige es el verde. Su elemento correspondiente es el aire. El símbolo es el loto de doce pétalos. Glándula correspondiente, timo. El timo regula el crecimiento y controla el sistema linfático.

El cuarto chakra tiene asignados el elemento aire y el sentido del tacto. Esto señala la movilidad del corazón, el movimiento hacia algo, el contacto, dejarse tocar. Se vincula al amor, lugar donde reside el espíritu, nuestro verdadero ser. Desde el corazón se manifiesta el amor y la compasión. Mediante este centro, también percibimos la belleza de la naturaleza y la armonía de la música. Se transforman en sentimientos las imágenes, las palabras y los sonidos.

Cuando el chakra cordial se encuentra en armonía con los demás chakras, te conviertes en un canal de amor divino. Las energías de tu corazón pueden transformar tu mundo y unir a las personas de tu entorno, reconciliarlas y curarlas. Se irradia calidez, cordialidad, confianza, alegría

Cuando este chakra está inarmónico se espera a todo gesto que uno hace un reconocimiento, confirmación y surge una decepción si no se consigue. El plexo solar es bloqueado por el dolor.

Quinto chakra: se denomina chakra del cuello o de la garganta, o centro de la comunicación. Es regido por el color azul claro o verde azulado. Su elemento es el éter. Símbolo que lo caracteriza, loto de dieciséis pétalos. Glándula correspondiente, tiroides.

Este chakra es el centro de la capacidad de expresión del ser humano, de la comunicación y la inspiración. Es el chakra que manifiesta la verdad en lo dicho y expresado. Es el de la diplomacia. Es el chakra del sonido.

Su funcionamiento armónico se da cuando te expresas claramente y sin temor de tus sentimientos, pensamientos y conocimientos. Tu sinceridad interior frente a ti mismo y frente a los demás expresa una actitud sincera y de aceptación.

Si este chakra está bloqueado se encontrará alterado el entendimiento entre el cuerpo y la mente. Puede resultar difícil reflexionar sobre tus sentimientos y expresarás a menudo emociones acumuladas de forma atolondrada. También puede suceder una negación y encierro en tu intelectualidad o tu racionalismo. Niegas el derecho a la vida. Los sentimientos inconscientes de angustia y culpa te impiden verte y mostrarte tal cual eres. Este chakra es bloqueado por las mentiras.

Sexto chakra: denominado tercer ojo. Se encuentra en el centro de la frente. Se abre hacia delante.

Su color es el añil claro. Su símbolo es el loto de noventa y seis pétalos. Glándula correspondiente, glándula pituitaria.

En el chakra del tercer ojo se consuma la percepción conciente del ser. En él se asienta la fuerza psíquica superior, la capacidad intelectual de diferenciación, la del recuerdo y voluntad. A nivel físico es la central de mandos del sistema nervioso. Está relacionado con el poder de discernir, se encarga del perdón y la compasión. Permite trascender a la conciencia espiritual.

Puede tener un funcionamiento armónico sin tenerlo del todo desarrollado y abierto. Sin embargo, desarrollar este chakra hace que su pensamiento descanse sobre un conocimiento superior directo del interior de la realidad suprema, ya que este chakra es bloqueado por la ilusión.

Si se encuentra en un estado inarmónico, es posible sufrir “pesadez de la cabeza”. Se intenta regular todo mediante el entendimiento y solo se da validez a las verdades que transmite tu pensamiento racional. Aquí será notable la falta de visión holística y la capacidad de integración en una gran relación cósmica. De esta manera el chakra se expandirá y la visión verdadera del mundo y de uno mismo estará al alcance del verdadero entendimiento y se abrirá paso al ser consciente-despierto.

Séptimo chakra: denominado centro de la coronilla o flor de loto de mil pétalos. Se encuentra por encima de nuestra cabeza y en el centro de esta. Se abre hacia arriba, conectándonos directamente con lo divino-celestial.

El color que lo rige es el violeta (color de la transmutación de energías). Glándula correspondiente, glándula pineal (epífisis).

El chakra coronal es donde se asienta la perfección suprema del ser humano. Brilla con todos los colores del arco iris predominando, sin embargo, el violeta. Este chakra es la fuente y el punto de partida para la manifestación de todas las restantes energías de los chakras. Estamos unidos con el ser divino en comunión con el pensamiento cósmico, el cual es pura energía.

En el séptimo chakra no hay bloqueos en sentido auténtico. Solo puede estar más o menos desarrollado. Cuando este chakra comienza a abrirse vivirás cada instante más intensamente y más consciente, en los que la separación entre tu ser interior y la vida exterior se anulan, formando un solo momento, un solo instante y realidad. El ahora. Cuanto tú ser está desarrollado completamente, esta iluminación es definitiva y no hay camino de regreso en tu evolución álmica. Tú “yo” individual se ha convertido en el “yo” universal.

Este chakra coronal solo puede ser bloqueado en su desarrollo por el apego mundano, aquello que nos ata a la tierra. Por eso es completamente necesario comprender que estamos unidos a un Todo con todas las almas del mundo. Lo mundano no debe atarnos a nada, ya que lo único verdadero es la luz que cada ser humano emana. El miedo, el rencor, la ira, la venganza, nada de esos sentimientos tienen que ver con nosotros, con nuestra alma. Tales cosas son malezas del mundo terrenal que se nos adhiere al cuerpo y, por ende, al espíritu. Liberarnos de ello y vivir en armonía con nosotros y con nuestro alrededor es la verdadera tarea de Unión.

Este recorrido entre cada chakra nos acerca más a una sabiduría espiritual, despertamos ante la conciencia de lo divino sabiendo que somos capaces de ayudarnos a nosotros mismos detectando bloqueos y en qué somos realmente buenos. A su vez poco a poco entramos en armonía con todo lo que nos rodea. De esta manera la vida se comienza a vivir en el Ahora, sintiendo cada instante. Pero lo más importante de todo, siendo conscientes de nuestra propia existencia.

Advertisements