Nada menos que el universo

Micaela Halacyan

Permanentemente en nuestra vida cotidiana se presentan señales o respuestas. Estas aparecen en un libro, la palabra de un amigo, un cartel en la calle, mientras escuchas por “accidente” una charla en el colectivo. Son las energías Universales divinas las que están actuando en tu vida y hacen que las señales y respuestas aparezcan en el momento indicado.

universe poison mag

El Universo es tanto externo como interno. El ser humano cree casi indiscutiblemente, que lo “universal” no pasa verdaderamente por nuestras vidas, que su energía y poder no es la nuestra para poder lograr objetivos, cambiar pensamientos, sanar en todo su esplendor.

Nosotros, aquí en la tierra, somos destellos del universo multiplicados, y como tal tenemos toda su energía, su luz, su obscuridad e inmensidad. Y al igual que el universo que creemos ajeno a nosotros, somos infinitos y eternos. Esto no en el ámbito del cuerpo físico, sino del alma, pero encarnados en esta vida, podemos lograr todo lo que queramos, si aprendemos poco a poco a ser concientes de que el Universo forma parte de nuestro ser, y que es tan íntimo en nosotros como contemplar una noche bajo las estrellas.

Todo lo que sucede en nuestras vidas y se manifiesta en nuestro cuerpo etéreo (cuerpo entérico: posee aproximadamente la misma extensión y forma del cuerpo físico. Es el que alberga las fuerzas modeladoras para éste último, así como la energía vital creadora y de todas las sensaciones físicas) es ante todo la acción y reacción de nuestros pensamientos, actitudes y decisiones, de las cuales somos completamente responsables. Por eso es importante ser conciente de aquello que decimos y hacemos ya que todo lo que sembramos es lo que luego cosecharemos. A las energías universales y a la historia almica nada se les escapa. Todo lo que das es lo que vas a recibir, en esta vida o en la otra. Es una ley universal de la cual ningún alma esta exenta.

Todas las cosas que has llegado a considerar con convencimiento como limites, son producto del modo en que has aprendido a pensar. El sistema universal divino es un sistema inteligente que se encuentra en tu interior, se manifiesta en todas sus formas pero depende de vos aprovechar su energía mística. Allí entra el libre albedrío. Este sistema universal funciona con asombrosa perfección y a la vez su energía trabaja contigo, es parte de tus pensamientos y sentimientos.

Del libro “Tus zonas mágicas” de Wayne W. Dyer citaremos seis cortos puntos del cambio de creencias que a la vez podrán sanar viejas heridas a causa de su estructura y renovar nuestra energía en comunión con la energía universal. Para ello debemos trabajar con cada punto poco a poco, es como el trabajo del artista, desde elegir los colores, a la pintura exhibida. Somos artistas en nuestra vida, somos nuestro propio escenario y obra de arte. Este invisible viaje mental permite disipar algunas falsas creencias muy poderosas y llegar a un nuevo conjunto de pensamientos que atraviesan tu conciencia:

  • De saber que estas limitado pasas a saber que la realidad última y tú propio potencial son ilimitados.
  • De saber que estas controlado por la herencia, el entorno y las fuerzas sobrenaturales pasas a saber que tú creas tu propia realidad, que hay fuerzas innatas y divinas que actúan contigo y no independiente de ti.
  • De saber que el conocimiento y la experiencia los puedes conseguir solo a través de tus cinco sentidos pasas a saber que dispones de una guía intuitiva e invisible cuando alcanzas un estado de conciencia más elevado.
  • De saber que la existencia humana es peligrosa y mala pasas a saber que toda experiencia es una bendición, algo positivo.
  • De saber que unas personas son más afortunadas que otras pasas a saber que puedes crear tu propia suerte y que toda experiencia contiene una valiosa lección.
  • De saber que la vida es caótica pasas a saber que hay un orden en el caos y que no hay accidentes en un universo cuyo orden es perfecto.

 Toma estas ideas y aplícalas primero a tu vida, luego a las relaciones familiares, luego con tu círculo inmediato de conocidos, y por último a las relaciones del mundo entero. Tus ideas serán la verdad en la vida, comienza el cambio en el pensamiento y luego trasládalo todo a la realidad. Cada paso en la vida conduce a un lugar más elevado, aún cuando estos pasos parecieran a menudo obstáculos o experiencias penosas. En realidad no existen los “accidentes” en el Universo. Todo llega a ti por una causa, por eso si existe la “causalidad” y a la vez preguntarnos el “para que”. Si estamos abiertos a recibir la Verdad, ella se manifestará de una forma única y maravillosa, pero a su debido tiempo. Ya que éste último es perfecto en el Universo y se manifiesta en nuestras vidas con la misma perfección, todo es cuando debe ser. Ni un minuto antes, ni un minuto después. Sucede con tal perfección en nuestras vidas, seamos o no concientes, porque somos tan eternos, infinitos, inmortales y perfectos como la misma energía Universal que mueve nuestras almas. Henry Miller dice: “no hay que ordenar el mundo, porque el mundo es la encarnación del orden. Somos nosotros quienes debemos ponernos al unísono con ese orden

Permanentemente en nuestra vida cotidiana se presentan señales o respuestas. Estas aparecen en un libro, la palabra de un amigo, un cartel en la calle, mientras escuchas por “accidente” una charla en el colectivo. Son las energías Universales divinar las que están actuando en tu vida y hacen que las señales y respuestas aparezcan en el momento indicado. Sin embargo no siempre estamos preparados para verlo así y por más que sucedan no las percibimos. Siempre estarán y seguirán estando para cuando estés preparado a recibirla, tal vez algo de lo que aquí leas llega a ti como la respuesta que esperabas o la señal para dar ese paso que faltaba.

Si así sucede, es porque estas listo y no te niegas a recibir ayuda, dejas al mismo tiempo que la energía divina del universo penetre en tu vida iluminando tu ser.

Conocer íntimamente la energía y fuerza universal también hace que puedas conocer tu universo interior de infinitas posibilidades, a la vez aprendes a utilizarlo en tu vida cotidiana para el bien, la sanción y el amor propio. La nueva energía limpia y positiva del cambio que se genera en tu ser la verás también reflejada en tu entorno, relaciones, actividades y proyectos.

Esta capacidad forma parte de la condición humana universal. Aldous Huxley lo explica así: “Solo hay un rincón en el Universo que a buen seguro puedes mejorar, y ese rincón eres tu

Advertisements