Portlandia en Netflix

Nicolás Caresano

La última temporada de Portlandia está disponible en Netflix desde el lunes pasado. La empresa de entretenimiento, que recuperó la abandonada Arrested Development hace unos meses, tiene ahora en su sitio la exitosa serie que salió, desde el 2011, por IFC, y que ya tiene planeada una cuarta y quinta temporada para el 2014.

portlandia

Como algunas otras producciones de la televisión norteamericana en este tiempo (Party Down, de Starz, por ejemplo), Portlandia se presentó como una comedia breve, de corta duración pero impactante, en principio por el vuelo de su producción (invitados especiales, dirección, vestuario), que es habitual para esta televisión, pero también por la originalidad de su idea. Mientras que NBC, con excepción de Modern Family quizás, sigue produciendo series que pisan los argumentos de sus trabajos anteriores (30 Rock y la reelaboración de The Larry Sanders Show o Parks and Recreation con su personaje Leslie, tan cercano por momentos al Michael Scott de The Office), Portlandia fue una serie sin precedentes marcados.

Una ciudad donde los jóvenes se retiran a los 20 años: la excentricidad de los personajes de Portland fue más allá de las neurosis del humor habitual y del fracaso corriente de los personajes de las sitcom: en cada capítulo se interpretaron diferentes escenarios y situaciones, desde un marido y una mujer obsesionados por dejar su casa a una joven para que la cuidara hasta un escuadrón de adultos que pretendían recuperar el carácter revolucionario de MTV que, hoy en día y en plena decadencia musical, se dedica a pasar videos de embarazadas a los 16 años. El programa era, de este modo, un pot-pourri de historias que tenían lugar en la ciudad (Portland, Oregon), donde se filmaron todas sus temporadas, luciendo un elenco y personajes coloridos, historias originales y volviendo a pensar la comedia desde un lugar diferente e innovador.

Una ciudad donde los 90 seguían latiendo: con toda la impronta hipster, la serie, producida y dirigida por Jonathan Krisel, tuvo por protagonistas principales a Fred Armisen y a Carrie Brownstein, músicos los dos: Carrie, guitarrista de la afamada banda de punk Sleater Kinney; Fred, bajista de Blue Man Group. Carrie también era conocida porque, además de integrar la banda, había escrito un blog (Monitor Mix) para la cadena nacional de radio en el que hacía comentarios sobre música, televisión y libros. Otro tanto con Fred: un día se le ocurrió ir a uno de los festivales más importantes de música en los Estados Unidos, el SXSW, y grabar videos haciendo personajes: un estudiante de periodismo musical, un chico ciego, un pesado que interrumpía a los músicos durante las conferencias de prensa para pedirles que tocaran. Inmediatamente lo llamaron desde Saturday Night Live para que participara en el programa interpretando roles.

Netflix, además de vender streaming a sus socios, produjo, en mayo, la continuación de Arrested Development, comedia que FOX había cancelado hace más de seis años y que quedó varada durante todo este tiempo. Los fans celebraron la producción y parece que no son los únicos contentos: también los de Portlandia están satisfechos porque la serie fetiche del momento seguirá siendo parte de la programación. En Argentina la pudimos seguir por I-SAT y todavía está en la grilla de este canal, pero con horarios menos estructurados. Hay tiempo todavía para mirar las temporadas disponibles antes del estreno de la próxima (cuarta), planeado para comienzos del 2014.

Advertisements