El Nuevo Mundo y el auge de los varietales

Patricia Busoni

Avanzada la segunda mitad del s. XX la industria vitivinícola experimentó una revolución. A las transformaciones producidas por el avance científico y tecnológico, se le sumó una caída en el consumo mundial de vinos. Empresarios de la industria centraron su interés en la elaboración de vinos de calidad, atrás quedó la producción de vinos a granel.

Asimismo, en los países productores de América, Oceanía y África (Sudáfrica) se comienza a hablar de varietales: vinos producidos a partir de una sola variedad de uva. Los vinos del Nuevo Mundo se preparan para competir con los grandes productores de Europa donde la producción vitivinícola siempre se basó en la idea de terroir, es decir la importancia de la interacción de diferentes factores (a grandes rasgos: clima, suelo, variedades, modos de cultivo y elaboración) para la obtención de vinos de calidad.

Frente a la tradición del Viejo Mundo las cepas (o variedades) adquieren protagonismo; surgen los vinos insignia: por ejemplo, Malbec en Argentina, Tannat en Uruguay, Carménère en Chile, Syrah en Australia.

En Poison Mag les proponemos conocer las diferentes variedades de Vitis vinífera que se cultivan en el mundo. Descubrirlas en sus aromas, en los colores y formas de sus bayas, en la textura y el sabor con los que sus vinos seducen nuestro paladar.

 Malbec

Es una variedad de la Vitis vinífera. Originaria del sudoeste francés, encontró en Argentina su lugar en el mundo. Se distingue por su riqueza aromática y su color intenso.  Si bien se cultiva en todas las regiones productoras del país, Luján de Cuyo es la tierra de la Malbec. Allí produce vinos con aroma a ciruelas maduras, de color rubí profundo con reflejos violáceos. En boca resultan muy agradables, de buena estructura y taninos dulces. Es la cepa tinta emblema de nuestro país, con ella el vino argentino se abrió camino al mundo. Desde Todos los 17 de abril se festeja internacionalmente su día con agasajos en sedes diplomáticas y eventos en diversas ciudades de América, Europa y Asia

 Torrontés

En Argentina se encuentran tres variedades de torrontés, pero es la Torrontés Riojana que se cultiva en el noroeste del país la que produce los mejores exponentes.

Consagrada internacionalmente, nuestros vinos torrontés son muy perfumados. Aromas florales y frutales se complementan con notas de miel y especias. En boca resultan muy frescos, con gusto a uva y un final amargo muy característico de la cepa. Actualmente se la utiliza para elaborar espumosos y vinos dulces, pero son sus vinos secos los que sorprenden al mundo por su aroma y paladar particular.

Advertisements