Varietales: sobre la Pinot Noir y Chardonnay

Patricia Busoni

images

Pinot Noir

Los exquisitos vinos de la Borgoña francesa se elaboran con Pinot Noir. Con ella se obtienen grandes champagnes franceses. Aunque es una uva de difícil cultivo (requiere atención y cuidados extremos), se ha extendido por muchas regiones productoras del mundo. Sus vinos son elegantes y sutiles, con una amplia gama de aromas a frutas rojas y negras con notas a tierra y pasto mojado.

En Argentina los mejores Pinot Noir se dan en las regiones más frías, Patagonia y Valle de Uco, aunque sus vides se encuentran en gran parte del territorio vitivinícola.

Son vinos frescos, de exquisito paladar que requiere pacientes bebedores para apreciar todo su potencial. El paso por madera complejiza aún más su aroma y sabor al aportar notas de vainilla, tabaco y coco. Se caracteriza por sus suaves taninos y su color apagado.

Una blanca todo terreno: Chardonnay

De gran plasticidad, produce vinos muy diferentes y de muy buena calidad en terruños de diversas características. En Francia, su lugar de origen, produce excelentes blancos secos; famosos son sus vinos de Chablis y sus blancos de la Borgoña. Es base de los mejores champagnes.

Los viticultores argentinos la utilizan para la elaboración de vinos secos y, también, producen espumosos de aromas y sabores cítricos, muy frescos y con buena acidez. En las zonas frías del país sus blancos secos brindan aromas a manzana verde, ananá, limón y pomelo. En las áreas más cálidas sorprenden con aromas a mango, durazno y banana. La crianza en madera aporta notas de vainilla, almendras y pan tostado. La chardonnay brinda vinos de color amarillo pálido con reflejos verdosos cuando son jóvenes. E l paso por barricas les otorga colores dorados y ocres muy seductores. En Francia sus vinos privilegian guardas prolongadas (20 años o más), verdaderos tesoros para los sentidos.

Advertisements